16 cosas que no debes de hacer

febrero 18, 2009
  1. Ser un matón cuando juegas. Si tu juego incluye acciones no muy limpias, golpes, zancadillas… tranquilízate, hombre.
  2. Comprar todo el equipo después de dos lecciones. Guarda la tarjeta de crédito hasta que estés seguro que sí te gusta el buceo, la tabla hawaiana, el snowboard, la esgrima, etcétera.
  3. Ser cortés en exceso. Los modales sociales deben ser realizados con elegancia y mesura. Decir 9 veces “¡salud!” después de 9 estornudos sucesivos no te hace un caballero.
  4. Escribir un poema en las tres primeras semanas de salir… y no quedártelo para tí. Su pelo puede efectivamente recordarte los primeros rayos del sol en la mañana. Pero esos rayos pueden desvanecerse, y no hay razón para dejar constancia de ellos.
  5. Encontrar el monto exacto para pagar. Buscar en tu bolsillo los 7 centavos no va a ayudar a hacer más rápido el servicio que te estén dando, ni a aquellos que están esperando después de tí. Haz un favor a todos y junta tus moneditas en casa. Cámbialas por efectivo una vez al año, e invita con ese dinero a tu novia a una cena que de otro modo no le podrías invitar.
  6. Marcar un correo electrónico como de “alta prioridad”. Si Bill Gates puso ese botón allí no estás obligado a usarlo. Si de verdad es de alta prioridad… usa el teléfono.
  7. Gritar pidiendo una canción. Qué pena, pero el cantante sólo le está haciendo caso a la tetona que tiene enfrente. Mejor canaliza esa energía aplaudiendo.
  8. Sobrevaluando tus conocimientos. Sólo porque entiendes cómo funcionan los mercados globales y la política mundial, no tienes por qué hacerlo notar. A menos que estén en una situación especial -eres un doctor y estás explicándole a tu paciente lo que le pasa-, deja de pontificar. “Suficiente de mí…” es un buen punto de partida para una conversación.
  9. Hacer gestos obscenos. Es la mejor manera de asegurarte que vas a encontrarte al objeto de tu gesticulación en la siguiente luz roja.
  10. Hablar con los separadores de los baños de por medio. No hay asunto tan urgente que tengas que discutirlo con los pantalones abajo.
  11. Gritarle a un vendedor, seas tú su jefe o si te están tratando de vender algo.
  12. Pronunciar demasiadas palabras extranjeras. Perfecto, pasaste algunas semanas fenomenales en Estados Unidos, pero eso no te da licencia para intercalar palabras en inglés o spanglish en medio de tu conversación diaria. Hay un punto medio entre ser un snob y un etiquetado doctor de la Real Academia, descúbrelo.
  13. Enviar un correo electrónico mientras estás enojado. Esto entra en la categoría de cosas de las que siempre vas a arrepentirte hacer. Sigue esta regla: mientras más motivos tengas para escribir ese mensaje, más tiempo debe quedarse ese correo electrónico en la bandeja de salida, sin enviarse.
  14. No dejar que “te ganen” mientras manejas. Evita a los conductores irresponsables, no antagonices con ellos. Deja que pasen y míralos marcharse, no hay nada qué ganar.
  15. Ser maniático de la limpieza. Lavarte las manos luego de salir del baño es normal; desinfectártelas cada vez que sales de un taxi es compulsivo.
  16. Obsesionarte con tu equipo favorito. Si realmente te gusta un deporte muchísimo, haz una buena labor enseñándole a un niño a amar el deporte tanto como tú.
Anuncios

Diario de un perro

febrero 17, 2009

1ª. semana. hoy cumplí una semana de nacido…¡qué alegría haber llegado a este mundo!.


1er. mes. mi mamá me cuida muy bien. es una mamá ejemplar.
2 meses. hoy me separaron de mi mamá. ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós, esperando que mi nueva familia humana me cuidara tan bien como ella.
4 meses. he crecido rápido; todo me llama la atención, hay varios niños en la casa que para mi son mis hermanitos. somos muy inquietos, ellos me jalan la cola y yo los muerdo jugando.
5 meses. hoy me regañaron. mi ama se molestó porque me hice pipí adentro de la casa; pero nunca me han enseñado dónde debo hacerlo. además duermo en la recámara ¡ya no me aguantaba!.
8 meses. soy un perro feliz. tengo el calor de un hogar; me siento tan seguro, tan protegido. creo que mi familia humana me quiere y me consiente mucho. cuando están comiendo me convidan.

.
12 meses. hoy cumplí un año. soy un perro adulto. mis amos dicen que crecí mucho más de lo que ellos pensaban, que orgullosos se deben de sentir de mí.
13 meses. que mal me sentí hoy. mi hermanito me quitó la pelota. yo nunca le agarro sus juguetes. así que se la quité. pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes, así que lo lastimé sin querer. después del susto, me encadenaron, casi sin poderme mover, al rayo del sol. dicen que van a tenerme en observación y que soy ingrato. no entiendo nada de lo que pasa.
15 meses. ya nada es igual…vivo en la azotea. me siento muy solo…mi familia ya no me quiere. a veces se les olvida que tengo hambre y sed. cuando llueve no tengo un techo que me cobije.
16 meses. hoy me bajaron de la azotea. de seguro mi familia me perdonó. yo me puse tan contento, que daba saltos de gusto. mi rabo parecía reguilete. encima de eso, me van a llevar con ellos de paseo. nos enfilamos hacia la carretera y de repente se pararon. abrieron la puerta y yo me bajé feliz creyendo que haríamos nuestro día de campo. no comprendo por qué cerraron la puerta y se fueron.
¡oigan esperen!, ladre…se olvidan de mí. corrí detrás del coche con todas mis fuerzas. mi angustia crecía al darme cuenta que casi me desvanecía y ellos no se detenían: me habían abandonado.
17 meses. he tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. me siento y estoy perdido. en mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer. yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo de mi alma. yo quisiera que me adoptaran y sería leal como ninguno. pero sólo dicen pobre perrito, se ha de haber perdido.
18 meses. el otro día pasé por una escuela y vi muchos niños y jovencitos con mis hermanitos. me acerqué, y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras -a ver quién tenia mejor tino.- una de esas piedras me lastimó un ojo y desde entonces ya no veo con él.
19 meses. parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí. ya estoy muy flaco; mi aspecto ha cambiado. perdí mi ojo y la gente más bien me saca a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra.


20 meses. casi no puedo moverme. hoy al tratar de cruzar una calle por donde pasan muchos coches, uno me arrolló. según yo estaba en un lugar seguro llamado cuneta, pero nunca olvidaré la mirada de satisfacción del conductor, que hasta se ladeó con tal de centrarme. ojalá me hubiera matado, pero sólo me dislocó la cadera. el dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un poco de hierba a la ladera del camino.

 

 


Tengo 10 días bajo el sol, la lluvia, el frío, sin comer. ya no me puedo mover. el dolor es insoportable. me siento muy mal; quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se está cayendo. alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: no te acerques.


Ya casi estoy inconsciente; pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos. la dulzura de su voz me hizo reaccionar. pobre perrito, mira cómo te han dejado, decía…junto con ella venía un señor con bata blanca, empezó a tocarme y dijo: lo siento señora, este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir. a la gentil dama se le salieron las lagrimas y asintió. como pude, moví mi rabo y la miré agradeciéndole me ayudará a descansar. sólo sentí el piquete de la inyección y me dormí para siempre pensando porqué tuvo qué nacer si nadie me quería.


Encuentran posible “cura” contra el VIH

febrero 17, 2009

Las expectativas eran enormes entre los periodistas de todo el mundo que se apretaban en la atiborrada sala de conferencias del Hospital Charité de Berlín.

Los médicos del hospital habían anunciado pocos días antes que habían logrado que el virus del VIH desapareciera completamente en un paciente tras una operación de médula.

Muchos medios alemanes y extranjeros habían titulado -presurosamente- que por fin se había encontrado la forma de combatir al virus que causa el SIDA, con el que están infectadas casi 40 millones de personas en todo el mundo.

Ahora, los periodistas venían a buscar una última confirmación.

Frente a ellos, en el centro de la mesa y entre el orgullo y la cautela, estaba el autor de la terapia, el joven hematólogo Gero Hütter, del campus Benjamín Franklin del Hospital Charité de Berlín.

A Hütter le tocó la difícil misión de mostrar, al mismo tiempo, cómo habían conseguido por primera vez “curar” una enfermedad que hasta ahora era incurable y tratar de poner ese resultado en contexto para no despertar falsas ilusiones.

Para ello, trató de dar todos los detalles posibles del caso.

Un estadounidense

La historia empezó hace casi dos años.

En ese momento, el paciente -un estadounidense de 42 años- recibió un trasplante de médula con una mutación genética como parte de un tratamiento contra leucemia.

Antes de la operación, el paciente era portador del virus del VIH; hoy, después de varios meses, todo rastro del virus desapareció de su cuerpo, aseguran los médicos.

Los científicos alemanes intentaron tratar la leucemia con un trasplante de médula, pero entre los donantes buscaron uno que tuviese la mutación llamada Delta 32, ubicada en la enzima CCR5, que -según investigaciones recientes- protege a quienes la tienen de contagiarse con el VIH.

“Hay que tener en cuenta que esta mutación está presente sólo entre un 1% y un 3% de la población europea”, le recordó a BBC Mundo Hütter en una entrevista antes de la conferencia.

“También elegimos a ese donante con la esperanza de que luego del trasplante de células madre conseguiríamos eliminar el VIH, aunque hasta ahora no comprendemos del todo el mecanismo de su desaparición”, agregó Hütter.

Además, tras la operación, los científicos suspendieron la medicación contra el avance del virus para evitar una reacción adversa al trasplante.

“Normalmente, luego de suspender esa medicación, el virus se extiende en cuestión de semanas”, explicó el profesor Thomas Schneider, especialista en SIDA del Hospital Charité.

“Lo cierto es que luego de 20 meses sin medicación, no se puede encontrar ningún indicio de VIH en el paciente, ni siquiera en los lugares en que el virus normalmente se esconde”, añadió Schneider.

Difícilmente generalizable

En cuanto a los futuros usos de estas terapia, tanto los autores del estudio como otros científicos insisten en su cautela.

“El trasplante de médula ósea está ligado a fuertes riesgos, porque el paciente debe ser primero sometido a una quimioterapia, lo que debilita considerablemente al organismo y que aumenta muchísimo el riesgo de otras infecciones, sobre todo en pacientes de SIDA”, le explicó a la BBC el profesor Norbert Brockmeyer, de la Universidad de Bochum.

“Por otro lado es muy difícil conseguir donantes compatibles. Creo que ésta no será nunca la terapia del futuro contra el SIDA; sólo puede ayudar en algunos casos muy específicos”, concluyó Brockmeyer.

Por su parte, Eckhard Thiel, profesor de Hematología y Oncología del Hospital Charité, insistió en que no se debe tomar este caso como el hallazgo de una cura definitiva contra el SIDA.

“Este caso pone de relevancia el papel clave del gen CCR5 en la transmisión y la evolución del VIH”, declaró Thiel a BBC Mundo.

“Aunque tampoco hay ninguna garantía de que el virus no volverá a aparecer en el paciente”, aclaró.


Bienvenidos

febrero 17, 2009

Este es un blog donde hablaremos de varios temas desde las cosas personales los ultimos avances en la tecnologia entre otras cosas ojala y les guste y disfruten las estancias en este blog.